Hola, soy Marcos Emiliano Mesa de caseros, Buenos Aires, Argentina. En este espacio, quiero ofrecerles, un entendimiento del mensaje que nos propone Jesus, ejemplos para poder vivirlo en lo cotidiano.Tambien quiero presentar explicaciones de la liturgia para vivir las distintas etapas de la iglesia con plenitud.

viernes, 12 de diciembre de 2008

Todos los días pueden ser Navidad

Todos sabemos que es un día súper y se empieza a notar en el ambiente. Ya desde el 24 de diciembre en la tarde parece que todos te tiran muy buena onda y hay una vibra muy especial en el ambiente. A los chavos que les toca trabajar ese día, ya como a las cuatro o cinco de la tarde todos se ponen sentimentales y se desean miles de cosas buenas. En casa, a pesar de las carreras por tener lista la cena, cuando llegan los invitados todo parece estar a pedir de boca y muchos de ellos se alivianan y se ofrecen a ayudar en lo que sea necesario. No falta desde luego algún imprevisto o las lágrimas de la abuelita o del abuelo que se acuerdan de tantas cosas. Bueno, ¡qué importa! Hasta esas pequeñas cosas entran en la fiesta y a nadie incomodan.

Y ese buen ambiente, esas buenas vibras parece que se continúan por varios días. Tal pareciera que hay algo mágico en esos días, como si Harry Potter hubiera hecho algún encantamiento: todos tratamos de estar de buen humor, tratamos de disculpar a los otros. Como que damos lo mejor de nosotros mismos y los otros también dan lo mejor de ellos mismos. Hasta nuestros jefes parece que nos dejan descansar un poco esos días y nos dejan de tirar mala onda y ni quien se acuerde de los exámenes reprobados, de las malas calificaciones o de los amigos “que ya sabes que no me caen nada bien”.

¿Has pensado que pasaría si la magia de esos días se prolongara durante todo el año? Yo creo que nuestra vida y nuestro mundo serían completamente distintos. Ahora que estamos tan afectados por todo lo que ha pasado en Nueva York con los actos terroristas, sería bueno pensar algo por mejorar el mundo, ¿no crees? Espera, no quiero que te vayas de Anti – global o que la hagas de kamikaze. No. Basta simple y sencillamente que nos decidamos a dar lo mejor de nosotros todos los días, a prolongar por todo el año el buenérrimo ambiente de la Navidad. Cierto que no es cosa fácil, pero lo podemos ir ensayando todos los días. No nos va a salir a la primera, pero lo bueno es que ya sabemos cómo hacerlo. Poner tu mejor cara, disculpar los errores de los demás, pedir las cosas por favor, tratar de no criticar a nadie. Bueno, para que seguir. Hay una lista enoooorme de cosas que sabemos muy bien que se pueden mejorar.

De ti depende que la magia continúe. Cierra los ojos. Imagina una Navidad eterna. ¿Te gustaría? Ahora... abre los ojos y ponte en marcha. ¡Sí se puede! ¡Sí se puede!

6 comentarios:

Francisco Javier dijo...

Hola, Amigo:

Antes de comenzar, quiero agradecer el gesto de comentar en mi blog, y a la vez, agregarlo a tu lista de "blog's amigos". Además, gracias por el consejo de oír canciones religiosas para mantenerme bien; aunque no me hago el tiempo para hacerlo, prometo que haré un esfuerzo.

Así las cosas, estoy contento de poder compartir experiencias con personas que viven la misma fe, que comparten valores, y que buscan la felicidad en su actuar diario. ¿Qué más se le puede pedir a Dios? Él siempre trae a mi vida personas buenas.

Agradecido, te dejo un abrazo. Hasta pronto. Lo mejor para ti.

MARISELA dijo...

Hola Marcos: te he dejado en mi blog un regalito, puedes llevarte el que quieras, o si no te gustan o no quieres llenar tu blog de chorraditas (eso nos gusta a las niñas jejeje), no pasa nada.
Este postestá muy bien hecho porque es cierto: la Navidad debe estar presente todos nuestros días, el espíritu de la Navidad es eso
: amar en todo momento. Saludos y bendiciones.

Irene dijo...

Es verdad que sería lindo hacer de cada día una navidad,aunque en estos día también los sentimientos están a flor de piel ,solo mirar la imagen del pesebre nos trae la calma.Saluditos
Irene

Laura de Nava dijo...

Estamos unidos en Jesucristo, veo tu escrito y me asombro de como Dios cuando quiere decir algo utiliza medios que en si no están conectados humanamente hablando más espiritualmente si. Gracias por tu mensaje, que Dios te bendiga.

DE LA MANO DE TERESA DE JESUS dijo...

-La magia de una Navidad eterna-

Pensar que esa magia la tenemos en el corazon y solo tenemos que dejarla salir. Muy hermoso el escrito.

Me robare la frase con tu permiso, primero para gravarla en mi corazon y luego para pasarla como una antorcha a los demas.

Un abrazo muy grande, Teresa

Ciudadano de Sión dijo...

Me gusta cómo termina el artículo.

Por lo demás, comentar que me parece que algo como lo que tú describes se podrá dar en el Nuevo Mundo, después de la venida de Cristo, porque de momento el pecado está a la orden del día también entre nosotros los creyentes. Pero se puede (se debe) intentar.

Aunque no lo llamaría unas Navidades continuas. Porque a mí la Navidad no me gusta. Lo llamaría un establecimiento del reino de Dios.

Lukas Romero